Biografía y obras de Ibn Jaldun

Nacimiento y primeros años de Ibn Jaldún

En el siglo XIV, la civilización árabe entró en un período de decadencia y decaimiento. De este a oeste, la gloria del pasado se desvanecía. En Al-Andalus, los cristianos iban ganando terreno, y tras el fracaso almohade en Las Navas de Tolosa (1212), el avance de los cristianos se aceleraba. Un siglo después, sólo el Reino Nazarí de Granada gozaba de cierto prestigio.

Ibn Jaldun nació en Túnez en el año 1332. Procedía de una antigua familia árabe de Hadramawt. Su familia emigró a la península y se instaló en Al-Andalus (primero en Carmona y luego en Sevilla), pero el avance de los cristianos obligó a la familia Banu Jaldún a cruzar de nuevo el estrecho, y tras pasar un tiempo en Ceuta se instalaron finalmente en Túnez, ciudad en la que nació Ibn Jaldún.

Pasó los primeros años de su vida en Túnez, donde recibió una educación acorde con su estatus. Además de estudiar el Corán y Hadiz, también estudió filosofía y ciencias sociales. En 1349, la peste azotó severamente a la ciudad, causando la muerte de sus padres y maestros. Tras este evento, la vida de Abdel Rahman Ibn Jaldun entró en una nueva etapa.

ibn jaldún el historiador de Al Andalus

Al Servicio de Emires y Señores

En esta nueva etapa, primero sirvió al Sultán más influyente del norte de África. Durante estos años, su estancia en Fez destacó en la corte de Abu Iman, donde retomó el estudio de las ciencias tradicionales y se aventuró en las ciencias puras (matemáticas y astronomía).

En 1362, se instaló en la península y estuvo al servicio del rey Muhammad V de Nasrid en Granada. Allí ocupó diversos cargos, entre ellos lideró la misión diplomática ante la corte del rey Pedro I de Castilla para discutir las condiciones de la tregua entre ambos reinos. El monarca castellano, quedó tan impresionado con el carácter de Ibn Jaldún, que le tentó para que se uniese a su bando, invitación que Ibn Jaldún declinó. 

Una de las características de la vida del historiador árabe es que siguió participando en diversas conspiraciones y tribulaciones palaciegas, lo que conllevó que cambiase de señor muchas veces e incluso fuese destituido o encarcelado en algún momento.

Comienza a Escribir La Muqaddima

En 1375, decidió retirarse a la fortaleza de Beni Salama. Durante sus cuatro años de retiro voluntario, se dedicó a escribir su gran obra histórica: Al-Muqaddima («Prolegómenos»). En 1379 termina su obra y pone fin a su retiro, volviendo a Túnez, su ciudad natal y comienza a difundir sus obras. 

Sus últimos años

Tan sólo tres años después, se instaló en Alejandría. Egipto, que en aquel momento se encontraba bajo el mando de los mamelucos, lo recibió calurosamente y lo convirtió en cadí. El último episodio de su carrera política fue cuando acudió a la embajada para encontrarse con el líder tártaro Tamerlán en Damasco, cuyo ejército sitiaba la ciudad y buscaba la conquista del mundo musulmán. Ibn Jaldún falleció en el año 1406.

Obras y aportaciones de Ibn Jaldun

Ibn Jaldún fue autor de numerosas obras de diferentes materias: Derecho, literatura, religión y filosofía, la gran mayoría de las cuales no han llegado hasta nosotros. Sin embargo, su reconocimiento se debe no tanto a las aportaciones realizadas en estas materias si no a su labor de historiador. Aunque en este campo no cuenta con un gran número de obras, los pocos libros que escribió son de una gran trascendencia. Dentro de sus trabajos históricos destaca su autobiografía. En ella recoge sus vivencias aunque, a diferencia de otras biografías de su tiempo, sólo centra su atención en los hechos y no plasma sus emociones ni recoge ningún elemento psicológico.

KITAB AL-IBAR

En esta obra, Ibn Jaldun relata en siete volúmenes la historia árabe-islámica desde la creación del mundo hasta el siglo XIV, siendo el más reconocido el primer volumen de entre los siete. 

El compendio de los siete volúmenes recibe el nombre de KITAB AL IKBAR, y el primer volúmen, que desde hace años se vende de manera independiente debido a su trascendencia, se llama AL MUQADDIMAH o Introducción a la Historia Universal o Los Prolegómenos. Sin duda, es en este primer volúmen donde Ibn Jaldún condensa todo su pensamiento y logra captar el sentir profundo de los hechos históricos y extraer la esencia de las causas que los motivan.

Ibn Jaldun se valió para la redacción de esta obra de todas y cada una de las fuentes escritas de la época: greco-latinas, bizantinas y musulmanas, y en ella trata temas que a día de hoy relacionamos con la filosofía, la historia, la economía, la sociología, la política, el urbanismo, la medicina, la magia, la religión, la filología o bien la ecología.

MUQADDIMA O INTRODUCCIÓN A LA HISTORIA UNIVERSAL

En este primer tomo, Ibn Jaldun realiza un exhaustivo análisis de la sociedad. Busca comprender los fundamentos del comportamiento de los seres humanos en sociedad, los procesos básicos del desarrollo histórico y lo que motiva a las personas. En otras palabras, nos hallamos ante un compendio de la historia del hombre, prácticamente, un estudio sociológico muy adelantado a su época.

Al-Muqadimma se divide en seis capítulos. En el primero trata sobre la sociedad, sobre el mundo físico donde habitan los grupos y las comunidades y de cómo son influenciados por este entorno. El segundo trata sobre las sociedades primigenias y rurales. El tercero analiza las diferentes formas organizativas que adoptan los estados y los gobiernos, es decir, las instituciones que constituyen las comunidades humanas. El cuarto profundiza en las sociedades urbanas y más avanzadas. El quinto ahonda en los modos y formas de vida de la humanidad. Y en el último sugiere los medios para transmitir las artes y la cultura.

Sorprende, para la época en la que el autor escribió esta obra, el profundo conocimiento y análisis que realizó en los campos de la sociología y economía, ambas materias tratadas extensamente en Al-Muqaddima. Extrajo conclusiones y enseñanzas que se asemejan a los enunciados de los filósofos de la Ilustración proclamaron siglos más tarde.

A modo de resumen, en el ámbito social, Ibn Jaldun enunció que el hombre no puede vivir aislado, sino que necesita hacerlo en sociedad, obligado por las condiciones naturales que le rodean: las sociedades, estructuradas en familias o clanes, se organizan en grupo y son dirigidas por el clan más poderoso, cuyo poder, aunque respetado, puede ser alcanzado por cualquiera de los demás. La religión no es un factor determinante para estos grupos, quienes pueden regirse por normas civiles, aunque la sociedad será tanto más perfecta cuanto más influenciada se encuentre por la religión. El último estadio de la organización humana lo constituyen las sociedades sedentarias que, al aumentar en número, pierden la identidad grupal y se hacen más débiles, quedando a merced de la invasión de otros grupos guiados por un jefe tribal o despótico, lo que inicia nuevamente el ciclo. A estas teorías socio-políticicas, en el ámbito económico enuncia teorías sobre la especialización de la sociedad, la acumulación de la riqueza y las crisis económicas.

Ibn Jaldún parte de que la historia ha de estar fundamentada en el análisis de hechos concretos que siempre tienen una explicación causal. Hay que tener presentes los caracteres psicológicos de los grupos humanos, los caracteres económicos y sociales y los acontecimientos políticos que condicionan el proceso histórico. Se debe buscar la explicación de los hechos históricos, siempre que sea posible, en las causas naturales. Por último, la finalidad de la historia es sociológica pues tiene como objetivo estudiar la situación social del hombre e informar de los fenómenos que la afectan. Todo lo cual hace que la unidad histórica no esté formada por los individuos, ni los estados, sino por los grupos sociales homogéneos. Los individuos concretos protagonistas de la historia no son conductores individuales de la masa sino un producto creado por estos grupos.

Documental sobre Abdel Rahman Ibn Jaldun

Para los que os habéis quedado con ganas de más, o preferís el formato de vídeo, os dejamos con este fragmento que hemos encontrado.

Y es que Ibn Jaldún no sólo fue un personaje importante para los musulmanes, si no que sus obras y legados han influenciado a las teorías sociológicas, históricas y económicas que siguen vigentes a día de hoy.

Si quieres conocer más sobre la vida de otros grandes autores de Al-Andalus y del mundo musulmán, no dejes de leer la biografía de Ibn Hazm de Córdoba y la vida y obras de Averróes.